977 32 05 42 - 617 04 79 01

Todo esto del COVID pasará y nos hará cambiar y volvernos más humanos e implementar procesos a nivel mundial para organizarnos frente a nuevas pandemias que puedan venir.

Pero mientras llega ese momento,  conviene seguir defendiendo nuestros derechos y reclamar cuando se hayan reído de nosotros.

Hoy cuatro notas sobre las negligencias estéticas.

El Tribunal Supremo ya ratificó en 2012 lo que era claro y meridiano para cualquier mortal que no esté muy a gusto con su cuerpo: lo que no puede ser no puede ser que en materia de  estética viene a ser como que no se pueden prometer resultados en materia estética.

Es la medicina estética una medicina de carácter satisfactivo por el contrario del curativo, o lo que es lo mismo, es una cirugía de medios no de resultados. Así,  aunque es la información -más detallada o más deficiente- que te da el médico lo fundamental para que tú consientas, la publicidad tiene mucha culpa de esta ristra de insatisfacciones post-quirúrgicas. La publicidad promete un determinado resultado y hay que saber claramente que desde una valla no se puede inducir a error sobre los resultados que pueda ofrecerle la intervención. En caso de informaciones contradictorias, recomiendo que se conserve esa publicidad. Es importante hacerlo a los efectos de poder exigir responsabilidad. El contenido de la publicidad vincula a su anunciante, y en el caso de la medicina voluntaria, este tipo de anuncios han tenido un notable protagonismo en las sentencias del Tribunal Supremo.

¿Y SI HAY QUE DEMANDAR?

Una vez realizada la cirugía, si no estás satisfecho, puedes demandar pero ojo¡¡ no basta con que el paciente no esté conforme con el resultado. Deberá demostrar que existió una promesa concreta del doctor o bien, por otro lado, que hubo mala praxis. Esto quiere decir que se cometieron errores graves que pusieron en riesgo el resultado de la operación y la salud del paciente. Y ¿qué satisfacción obtiene el paciente? «Dependiendo de si nos encontramos en reclamaciones civiles o penales. En las reclamaciones civiles una indemnización y en las penales por una parte, se determina la condena del médico a un período de inhabilitación, así como pena de prisión, y además, como responsabilidad civil, una indemnización a favor del paciente.

WhatsApp chat